El Ciudad de La Laguna Tenerife vuelve a las victorias

Las tinerfeñas ofrecen un gran triunfo (91-60) a su afición

La Laguna, 14.02.21- El Ciudad de La Laguna Tenerife puso fin a su racha de cuatro derrotas consecutivas en la Liga Femenina Endesa y, con la ayuda de su afición, de vuelta por fin al Santiago Martín, se llevó un cómodo triunfo (91-60) ante el colista Quesos El Pastor Zamarat que le mantiene en la lucha por la sexta plaza y mejora sensaciones de cara a la próxima edición de la Copa de la Reina.

En un encuentro con la aportación coral de todo el grupo, y dominado a partir del segundo cuarto (el primero finalizó con empate a 21), destacaron las actuaciones de Asia Taylor (18 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias, 20 de valoración), Gaby Ocete (8 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias, 19 de valoración) y Tanaya Atkinson (14 puntos, 6 rebotes, 17 de valoración)

Desde el inicio se vio un partido vivo, con rápida circulación de balón y defensas que no paraban el juego. Taylor y Atkinson afinaron sus muñecas  (8-4,2’), aunque las peninsulares también encontraron agujeros en la defensa local.

Empataron las visitantes (8-8, 3’) tras dos rebotes ofensivos con canastas de Wolf y Vivians, pero Fasoula con un 2+1 devolvía la delantera, gozando de una máxima de cinco (13-8, 5’) tras el sexto punto de Taylor.

Nauwelaers convertía el primer triple local (16-10), pero un 0-7 parcial con cuatro puntos de Gidden volteaba el marcador (17-19). Tocaba dar al Ciudad de La Laguna que retomó el mando (21-19), pero Wolf empató de nuevo (21-21) un cuarto que finalizaba con máxima igualdad.

Vivians y Laura Herrera ‘se picaron’ para alternar dos canastas cada una (25-25) con los que se reanudó el partido. Las tinerfeñas movían rápido y bien la pelota (-27, 14’), obligando al técnico visitante a pedir tiempo muerto para detener el 9-2 parcial de las tinerfeñas.

Pero Taylor hacía suyo el partido anotando su duodécimo punto y, en búsqueda de frenar la sangría, Fran García tenía que detener de nuevo el partido (41-29, 16’), con la máxima ventaja para las jugadoras de Claudio García.

Eran los mejores minutos de las moradas, que no dieron respiro con una presión prácticamente en toda la cancha, asfixiando a un Zamarat corto en su rotación y que nada podía hacer (50-31, 18’), para irse 17 puntos por debajo en el marcador (50-33) al descanso.

Con un ritmo más lento empezó la segunda mitad, y solo desde el tiro libre se movía el marcador (51-35, 23’). Entraron a cancha de nuevo Ocete y Raksanyi mientras Atkinson, con tres faltas y Taylor descansaban.

Acertó desde el triple Montenegro (56-35, 25’) dando la máxima ventaja del partido a las tinerfeñas, que aumentó después con un triple de Raksanyi y un robo y bandeja de Ocete (66-44, 28’). La base morada anoto la última canasta de estos diez minutos, para cerrar una renta de 24 puntos (70-46), encarrilando el triunfo del equipo.

Con el partido encarrilado había que mantener la intensidad hasta el final (77-50, 33’) y seguir ofreciendo un buen partido al público morado, por fin de vuelta al Santiago Martín.

Un triple de Bettencourt situó la máxima en 30 puntos (80-50, 34’).

Le puso coraje el conjunto zamorano, pero no pudo evitar reducir su desventaja, cayendo al final por 31 puntos de diferencia (91-60) con un Santiago Martín que despidió a las moradas con una cerrada ovación. 

FICHA TÉCNICA (21-21|29-12|20-13|21-14):

Ciudad de La Laguna Tenerife (91): Ocete (8), Atkinson (14), Raksanyi (10), Taylor (18), Fasoula (12) –inicial- Nauwelaers (8), Bettencourt (7), Abdi (0), Kostourkova (2), Herrera (4), Montenegro (8) y Andrea Rodríguez (0).

Entrenador: Claudio García. 

Quesos El Pastor Zamarat (60): Prezelj (6), Montoliu (8), Wolf (19), Vivians (13), Gidden (14) –inicial- Faussurier (0), Policari (-).

Entrenador: Fran García. 

Árbitros: Sandra Sánchez, Eric Carrera y Daniel Cervantes. 

Incidencias: Partido correspondiente a la 26ª jornada de la Liga Femenina Endesa, disputado en el Pabellón Insular Santiago Martín, La Laguna, ante 187 espectadores. El Ciudad de La Laguna Tenerife vistió completamente de morado. El Zamarat lo hizo totalmente de naranja.